Delitos de suplantación de identidad

¿QUÉ ES?

La suplantación de identidad o también denominada usurpación de estado civil consiste en la apropiación de la identidad de otra persona haciéndose pasar por esta misma para obtener un beneficio. 

La suplantación de identidad está considerada un delito por el Código Penal y suele realizarse con fines relacionados con la obtención de préstamos, hipotecas, compras de productos de alta categoría o incluso para cometer otro delito.

¿POR QUÉ TIPO DE MEDIOS SE PUEDE SUPLANTAR LA IDENTIDAD?

El robo de identidad puede producirse mediante muchas vías y partiendo de varías informaciones que a continuación te detallamos.

  1. Internet. Hoy en día todo el mundo hace uso de la Red para cientos de cosas. Entre los usos más destacados de esta vía se encuentra la compra de productos y sobre todo los perfiles en diferentes redes sociales. El uso de estas ha incrementado notablemente en los últimos años y con él también los perfiles falsos en ellas con la intención de engañar a terceros.

Estos perfiles que, en la mayoría de las ocasiones tienen poca actividad en un primer momento, se emplean entre otras cosas para provocar incitación al odio sobre alguien específico.

– La recepción de emails que, en un principio parecen proceder de fuentes fiables como organismos públicos, bancos u otros suponen otro de los métodos por los cuales se llevan a cabo los robos de identidad. En estos correos electrónicos siempre se solicitan datos personales así como bancarios en algunos casos. Debes estar muy pendiente y verificar que realmente dicha entidad haya hecho esos envíos. Dentro de este tipo de envíos se distinguen varios supuestos remitentes o servicios entre los que destacan supuestos recibos de agua, luz o electricidad.

– Sustracción o pérdida del DNI. Es recomendable denunciar conforme sucede esta pérdida o posible sustracción y es de vital importancia que aquella persona que se encuentre sin este documento, se incluya en el fichero de documentación extraviada, robada y de auto-inclusión (DER) para no dar pie a las posibles suplantaciones de identidad.

¿CUÁLES SON LAS PENAS Y DELITOS?

Siempre dependiendo del grado de usurpación y del fin con el que esta se ha llevado a cabo, pueden darse varios tipos de delitos y de penas.

  • Si se trata de robo de identidad para falsificación de documentos como tarjeta de crédito se considera un delito de fraude y estafa.
  • Si se trata del robo de credenciales para beneficios posteriores se considera de un delito de descubrimiento y revelación de secretos.
  • Si se trata de robo de identidad relacionado la imagen se considera de un delito de vulneración de derecho de la propia imagen.

Si hacemos referencia a las penas que estos delitos conllevan debemos diferenciar las siguientes:

  • El delito de estafa más básico consta de una pena de seis meses a tres años de prisión si la indemnización económica supera los 400€ y, si no lo hace, esta pena desciende hasta un máximo de tres meses.
  • El delito de descubrimiento y revelación de secretos está castigado con prisión de uno a cuatro años además de una multa que puede variar entre uno o dos años.
  • El delito de vulneración de derecho a la propia imagen puede ser variable y alcanzar incluso los tres años de prisión.

¿CÓMO DENUNCIO LA SUPLANTACIÓN DE IDENTIDAD?

Siempre que quieras denunciar cualquier hecho debes acudir a la Policía o a la Guardia Civil, pero dependiendo del tipo de hecho que quieras denunciar deberás aportar una cosa u otra.

  • Si se trata de una suplantación por internet debes adjuntar capturas de pantallas o similares (impresas y digitales) relacionadas con dicho delito.
  • Si se trata de una suplantación de identidad utilizada para compras o contrataciones deberás dar de baja directamente la tarjeta y, una vez puesta la denuncia, acudir rápidamente a tu entidad bancaria para gestionar dicho delito.

¿QUÉ DEBO HACER PARA QUE NO SUPLANTEN MI IDENTIDAD?

Con los avances tecnológicos y con las nuevas vías de comunicación que están cada vez más presentes, las probabilidades son mayores y la protección no se ve incrementada, pero existen algunas acciones que pueden ayudarte a proteger tus cuentas y evitar que alguien se haga pasar por ti para conseguir beneficios.

  • Evita utilizar para varias cosas la misma contraseña. Este es uno de los principales errores que se comenten ya que, en numerosas ocasiones, recurrimos a poner en todas la misma por miedo a olvidarnos. No utilices fechas importantes para ti que puedan descubrir investigando un poco sobre tu información personal, intenta que sean variadas y con signos, números y variedad de mayúsculas y minúsculas.
  • Intenta que todos tus perfiles sean privados. A veces se tiende a hacer público un perfil para poder llegar a más gente, pero contra más opción des a que se sepa más de ti públicamente, más peligro tienes a que puedan averiguar también cosas privadas.
  • Revisa y lee bien la letra pequeña, sobre todo en lo relacionado a Política de privacidad y condiciones para asegurar que tu información no va a llegar a terceros.
  • Ten mucho cuidado con lo que compartes en redes sociales. Evita mostrar contenido personal en estas ya que, este tipo de información o multimedia, puede ser utilizado por posibles hackers en tu contra.
  • Se recomienda contar con una tarjeta destinada a la compra por internet. Muchas entidades bancarias disponen de unas tarjetas consideradas «prepago» para que realices compras en la Red y para evitar que facilites tu tarjeta de uso rutinario. A pesar de que siempre que se utiliza la tarjeta existe ese posible miedo a que puedan descubrir números secretos o datos, con este tipo de tarjetas resulta más complicado ya que están expresamente destinadas a estos usos.
  • Comprueba que siempre que facilitas datos personales estás realizando una navegación segura. ¿Cómo sé que la navegación es segura? Muy sencillo, deberás comprobar que en la url de tu navegador aparece https:// antes de la dirección web. Esto es algo que debes tener muy en cuenta sobre todo cuando facilitas datos ya sean tan simples como tu nombre o tu apellido o cuando tengan información como direcciones, códigos secretos o similar.

Marca como SPAM los mensajes fraudulentos que llegan a tu email y en los que se hacen pasar por entidades bancarias o similares para sustraer información. Infórmate bien de lo que es el phishing (como hemos explicado arriba) y vigila si te llegan ese tipo de mensajes. Verifica siempre que los correos en los que se te solicitan datos so