Con internet al alcance de la mano y acceso a todo tipo de informaciones, los delitos informáticos cada vez son más comunes.
En nuestro bufete de abogados somos expertos en delitos informáticos y queremos que estés al tanto de cuando se da un caso asi, como se debe actuar y a que se enfrenta la persona que intenta dañarte.
Hoy vamos a hablar sobre el acoso en internet. Siguiendo la definición de la Real Academia Española de la lengua acosar significa perseguir sin darle tregua ni reposo a una persona o apremiar de forma insistente a alguien con molestias o requerimientos.
A pesar de que la sociedad evoluciona la ley del más fuerte siempre impera, por lo que siempre habrá alguien que no cumpla esas características y se vea bajo este acoso.

¿Cómo se da el acoso en internet?

No hay unas directrices claras mediante las cuales se pueda tener un patrón de actuación, pero si hay actitudes comunes de los acosadores. La gran mayoría de acoso se da a través de las redes sociales más conocidas como son WhastApp, Twitter o Instagram. Este tipo de acosos se suele hacer a través de cuentas falsas con la finalidad de no ser reconocidos, pero si se lleva a cabo una investigación siempre se sabe quién ha sido.
Podemos diferenciar entre dos tipos de acosos en las redes sociales: escolar y profesional.

  • Escolar. El acoso comienza en el lugar de estudio. Probablemente allí sea donde más se sufre pero los acosadores no dan ni un minuto de
    descanso a sus víctimas y lo que quieren es que sepan que no se olvidan de ellos, por eso hasta en su tiempo de descanso donde podrían liberarse del acoso se
    ven atacados. La gran mayoría de víctimas no dice nada a sus padres y aprende a vivir con esa situación y en ocasiones puede desencadenar acontecimientos
    terribles para las familias.
  • Profesional. Este tipo de acoso es el que sufre la gente famosa. En ocasiones no se preocupan en exceso porque todo aquel que llega a ser
    referente tiene gente que no está de acuerdo con su trabajo o pensamientos. Pero en ocasiones las amenazas a través de las redes sociales son constantes y
    preocupantes por lo que es necesario hacer constancia del hecho a abogados y policía para que tomen medidas de actuación

[elementor-template id=»947″]

¿Qué dice el Código Penal?

Como todo, este tipo de actitudes están penadas por el Código Penal, por lo que poner una denuncia cuando se dan estas situaciones para que nuestros abogados puedan ofrecerte el mejor servicio y que aquellos que te amenazan paguen por sus delitos, es la mejor opción.
Existen varios artículos que hablan sobre las penas relacionadas con los delitos informáticos:

  • El artículo 169 habla sobre las amenazas directas a una persona, sus familiares o personas íntimamente relacionadas con el, que tengan
    que ver con males como el homicidio, lesiones, aborto, contra la libertad, torturas, etc. Este tipo de actitudes serán castigadas con:
    – Con la pena de prisión de uno a cinco años, si se hubiere hecho la amenaza exigiendo una cantidad o imponiendo cualquier otra condición, aunque no sea
    ilícita, y el culpable hubiere conseguido su propósito. De no conseguirlo, se impondrá la pena de prisión de seis meses a tres años.
    – Con la pena de prisión de seis meses a dos años, cuando la amenaza no haya sido condicional.
  • El artículo 170 habla sobre las amenazas hechas a habitantes de una población, grupo étnico, cultural o religioso, colectivo social, etc,
    cuya finalidad es atemorizar. Esto se castigará con:
    – La pena de prisión de seis meses a dos años, los que con la misma finalidad u gravedad, reclamen públicamente la comisión de acciones violentas por
    parte de organizaciones o grupos terroristas.
  • El artículo 171 es más extenso y habla sobre:
    – Las amenazas que no constituyan un mal serán castigas con penas de prisión entre 3 y 24 meses, estudiadas cada una de forma individual.
    – Las amenazas que estén relacionadas con publicar información sobre la vida privada si no se da una cantidad de dinero será penado con la prisión de dos a
    cuatro años.
    – Aquellos que amenacen de forma leve con armas o isntrumentos peligrosos se verán obligados a cumplir trabajos para la comunidad. Se suma la privación de tener armas de ese tipo durante 3 años e incluso se le podría incapacitar para tener la tutela de sus hijos.

Como veréis el acoso no es un juego por ello hay que ponerlo siempre en manos de profesionales que te ayuden a salir ganador de esta situación. Ninguna persona se merece pasar por esto, por ello contacta con nosotros y estaremos encantados de proporcionarte nuestra ayuda.